Alondra de la Parra es, sin duda, una de las mejores cartas que tenemos en México para representarnos en el mundo, por lo que platicar con ella siempre es una grata experiencia. Hace unos días, publiqué en Diario 24 Horas la entrevista exclusiva que tuve con ella, vía Skype y hasta París, donde se encontraba en ese momento, misma que aquí reproduzco en su versión original:

Foto: Daniel Perales (Diario 24 Horas)
Alondra de la Parra, durante la conferencia de prensa que ofreció para anunciar el espectáculo de Amor sin Barreras en el Auditorio Nacional. Foto: Daniel Perales (Diario 24 Horas)

Sencillamente es de esas mujeres que se convierten en todo un ejemplo a seguir, ya sea por su tesón, su talento, su belleza y, sobre todo, por romper esquemas en una profesión que, aparentemente, estaba destinada sólo para hombres.

Con sólo 34 años, se ha dado a la gran tarea de poner en el oído de todo el mundo la obra de los grandes compositores latinos. como José Pablo Moncayo, Silvestre Revueltas, Joaquín Rodrigo, Heitor Villa-Lobos, Yamandu Costa o Arturo Márquez, entre muchos otros, y lo ha logrado con creces respaldada por su enorme talento, su innegable carisma y su llamativo estilo a la hora de tomar la batuta con varias de las mejores orquestas del mundo.

Es Alondra de la Parra, la joven directora de orquesta mexicana que este 1 de julio se presenta en el Auditorio Nacional con la agrupación que ella misma fundó en Nueva York hace 11 años (la Orquesta Filarmónica de las Américas), con un proyecto que le ha llevado más de un año poder concretar: dirigir en vivo la partitura completa de uno de los musicales clásicos de Hollywood, Amor sin Barreras(West Side Story), creada por el legendario Leonard Bernstein.

En conversación exclusiva con 24 HORAS desde Francia, donde recientemente se presentó con gran éxito dirigiendo la Filarmónica de París, De la Parra reveló su gusto por el cine, la música creada para la pantalla grande y los retos que tiene que vivir cualquiera que esté dispuesto a dedicarse a su profesión.

¿De dónde nace tu gusto por Amor sin Barreras?
Desde chiquita, fue el primer musical que vi en televisión, porque mis papás me pusieron la película y me marcó completamente. Quedé impresionada por la música, primero que nada, pues es una obra fenomenal del gran Leonard Bernstein; pero también por los bailes, la coreografía, las canciones. La verdad es que me encantaba y la veía una y otra vez, típico de los niños a los que, cuando les gusta algo, lo vuelven a ver una y otra vez. Así me pasó a mí con Amor sin Barreras. Al crecer y aprender música, cuando entré a estudiar ya seriamente dirección de orquesta y demás, fui creciendo con la música de Bernstein y admirándolo en su faceta de director. Así me fui dando cuenta de la clase de obra maestra que es y eso sólo hizo que continuara mi amor por esta pieza.

¿Te gustan los musicales en general o Amor sin Barreras es algo especial para ti?
No soy gran fan de los musicales, la verdad. Pero de éste en particular me parece que es básicamente una ópera, es otra historia. La orquestación, la fineza rítmica, el cómo usa la música de las diferentes culturas en la partitura… en fin, es una obra gigante.

alondra auditorio 2¿Cómo surgió este proyecto de musicalizarla en vivo?
Hace como año y medio, un amigo vio que se había presentado Amor sin Barrerasen Londres en este formato, de proyectar la película original con la orquesta en vivo, y me dijo que había sido una experiencia espectacular, que lo tenía que hacer. Así que me puse a investigar cómo se hace, quién tiene los derechos, cómo lo puedo llevar a México… Es una producción que me he echado yo sola.

Encontré a la familia Bernstein y les pedí los derechos, pero tuve que pasar por una serie de pruebas durante más de seis meses para que me los aprobaran, pues te piden que hayas dirigido música de Bernstein, que hayas hecho música de películas. Incluso el hijo de Bernstein fue a uno de mis conciertos y al final me dijeron: “sí, por supuesto, te la damos para México”. De ahí fui a hablar con el Auditorio Nacional, y a Gerardo Estrada le encantó la idea porque él también es fan de Amor Sin Barreras y aquí estamos. Ha sido un esfuerzo enorme de más de un año de trabajo y todo para una sola presentación, pero la verdad es que estoy muy emocionada.

En tu repertorio incluyes piezas de compositores fílmicos como Luis Bacalov, John Corigliano, Lalo Schifrin y John Williams. ¿Qué opinas de los compositores de música para el cine?
Creo que hay de todo. La música para cine es muy importante porque hace o deshace una película. Me ha pasado muchas veces que veo un filme que está muy bien, pero la música no y eso te la descompone por completo. Y a la inversa, he visto películas mediocres con un gran score, que te emocionan y no sabes bien por qué, cuando en realidad es la música la que te lleva a ese estado. Creo que es súper importante, y me encanta, me entretiene. Pero insisto, hay de todo.

¿No te gustaría dirigir orquestas interpretando música de películas?
Cuando se me han presentado las oportunidades de dirigir a la orquesta en vivo y proyectando una película simultáneamente, no me han interesado gran cosa porque siempre pensé que tenía que ser algo así, que musicalmente fuera un gran reto y algo de gran calidad y que fuera tan emocionante como Amor sin Barreras.

Foto: Daniel Perales (Diario 24 Horas)
Foto: Daniel Perales (Diario 24 Horas)

Para muchas personas, los compositores fílmicos son los nuevos clásicos. ¿Consideras que esto es así, tomando en cuenta que los clásicos antes musicalizaban óperas y ballets, y los nuevos compositores escriben pero para el cine o la TV?
No he visto tantos grandes compositores para cine como me gustaría ver, y no, no compararía de ninguna manera con personajes como Shostakovich, Stravinsky, Mozart, Brahms o Beethoven. Hay grandes compositores como John Corigliano, que me parece maravilloso, y obviamente Bernstein. No quiero despreciar a nadie, pero hay pocas obras del calibre de Amor sin Barreras. Creo que hay grandes partituras para cine, pero no toda la música para el cine merece un concierto. Por ejemplo, la música para Birdman es espectacular, es una gran idea, gran interpretación que me impresionó. Eso me parece que estuvo súper bien hecho, pero no puedes comparar eso con una orquestación. Ese es un muy buen ejemplo de cómo la música ayuda mucho a una película que también es muy buena.

¿Qué tan complicado ha sido para ti dirigir orquestas siendo mujer y mexicana?
Es una profesión muy difícil, porque requiere de muchísimo estudio, rigor, disciplina, de crecer en muchos aspectos, tienes que aprender a comunicarte, a analizar una partitura de principio a fin, a comunicar con la orquesta tus ideas… requiere de muchos “sombreros” que te tienes que poner y desarrollar. Es un reto que nunca acaba, porque además eres el líder, y como tal tienes que entender cómo manejar un grupo. Es una profesión muy compleja, para cualquiera que lo intente y lo desee.

El ser mujer o ser mexicana nunca ha jugado un rol principal para mí, porque siempre he pensado más en cómo voy a hacer las cosas. Por ejemplo, en este momento tengo las dos partituras de Amor sin Barreras sobre mi escritorio, y son enormes. Pienso cómo le voy a hacer para sincronizar este pasaje, me tengo que aprender aquello… entonces no tengo tiempo para andar pensando si lo hace una mujer o una mexicana. Obviamente hay personas que piensan diferente, hay muchos necios, pero también hay gente que aprecia lo que no hace. Y esa gente, que en verdad sabe de lo que habla, es para mí la que realmente vale la pena.

¿Qué opinas de jóvenes directores latinos, como Gustavo Dudamel?
Gustavo es gran amigo mío, lo admiro muchísimo. Ha abierto un camino muy grande para los latinos con su presencia, su carisma y el alcance que ha tenido. Es talentosísimo. Creo que para todos los latinos es un gran representante y alguien que está abriendo una brecha muy grande.

Han pasado cuatro años desde tu último disco, Travieso Carmesí. ¿Cuándo podremos tener nuevas grabaciones tuyas?
En cuando a grabaciones, tengo dos discos que están ‘en el horno’. Uno que está a punto de salir y que grabé con la Orquesta de la Radio de Berlín, con obras de Stravinsky. Ese va a salir ese año y ya estamos en las últimas etapas de postproducción y diseño. Y el que acabo de grabar con la Orquesta Tonkünstler, que saldrá en unos meses. Curiosamente ese lo grabé con un compositor alemán, Enjott Schneider, quien se dedica más a hacer música para cine y ha sido muy exitoso escribiendo para películas en Alemania. Aquí grabamos parte de sus suites de música para cine y otras obras.

alondra auditorio

Advertisements