harry banner

Nuevamente es 14 de febrero, el día que el mundo occidental eligió para festejar al amor en todas sus manifestaciones y estilos. Pero también es uno de esos días en los que los centros comerciales, los restaurantes y hasta los cines están a reventar, por lo que lograr encontrar un lugar donde se pueda tener un ambiente tranquilo y romántico para pasar con la pareja es misión casi imposible.

Sin embargo, siempre está la opción de ver una buena película romántica que ayude a la pareja a vivir un par de horas en un mundo color de rosa o para hacerla reflexionar en su relación, en la complejidad del ser humano y en lo difícil que a veces es vivir con alguien más. Ahora que si se es un forever alone de esos que en el fondo añoran poder vivir un romance con todos sus altibajos, el cine es uno de los mejores remedios que pueden existir.

A final de cuentas el amor ha formado parte del cine prácticamente desde su nacimiento, y varias de las películas más recordadas (sobre todo por las parejas) tienen que ver con la pasión entre dos personas, sin importar su sexualidad, raza o edad. Es por ello que me di a la tarea de compartirles mi Top 10 de películas románticas, en el que traté de abarcar cine para todos los gustos y edades. Hay varias que dejé fuera, pero creo que es una buena selección de filmes para rentar, buscar en Netflix o simplemente desempolvar de la repisa y darles otra revisada:

 before_sunrise_xlgbefore_sunsetbefore_midnight_ver2_xlg 10) Trilogía Before (Before Sunrise, 1995; Before Sunset, 2004; Before Midnight, 2013)

Richard Linklater, ahora nominado al Oscar por Boyhood, logra no sólo una, sino tres estupendas películas en las que los diálogos entre una pareja son el alma y corazón de las mismas.

A lo largo de 18 años, Linklater nos lleva a conocer la relación, los sueños, ambiciones, miedos y angustias de Jesse (Ethan Hawke) y Celine (Julie Delpy)  desde que eran unos jóvenes idealistas que pasan por la mejor noche de sus vidas (Before Sunrise), aunque nunca se vuelvan a ver, pasando por el arrepentimiento, amor olvidado y la pasión que todavía hay con ellos cuando se reencuentran años después (Before Sunset), cada uno con familia y experiencias que los han cambiado; hasta la cotidianidad y cierto hartazgo de una relación en la que el amor sigue vivo pero que hay que cuidar para mantener unida a una pareja que aparentemente ya no tiene mucho en común (Before Midnight).

Cada una de ellas está filmada de manera muy simple, pues básicamente muestran a una pareja platicando, pero es la profundidad de sus diálogos, en los que se abordan todo tipo de temas, desde la sexualidad, la religión, las perspectivas de vida, los sueños y un larguísimo etcétera, lo que las hace entrañables a más no poder.

Jesse: Oh, God, why didn’t we exchange phone numbers and stuff? Why didn’t we do that?

Celine: Because we were young and stupid.

Jesse: Do you think we still are?

Celine: I guess when you’re young, you just believe there’ll be many people with whom you’ll connect with. Later in life, you realize it only happens a few times.

Jesse: And you can screw it up, you know, misconnect.


serendipity9) Serendipity (2001)

En su no muy larga carrera como director, el británico Peter Chelsom logra una cinta llena de cursilería, pero es de esas que cuando se ven quedan grabadas para siempre.

Jugando con elementos como el destino y la predestinación, el filme nos deja a dos entrañables protagonistas: la británica Sara Thomas (una adorable Kate Beckinsale) y un productor de ESPN, Jonathan Trager (John Cusack en su mejor modo de chico bueno-inteligente-nice).

Teniendo, para variar, a Nueva York como escenario principal, y una banda sonora más que recomendable (con un soundtrack poco común de Alan Silvestri), la cinta está llena de grandes secuencias y mucho humor, sobre todo a cargo del personaje de Jeremy Piven, a lo cual se suma la gran química entre Beckinsale y Cusack en esta que es una un tanto menospreciada comedia romántica que tiene un gran encanto.

Central Park, la heladería Serendipity, el New York Times, Bloomingdale’s, el Waldorf Astoria… muchos lugares icónicos de una Gran Manzana ideal para hacer florecer el romance entre dos extraños que se conocen, se enamoran y se separan hasta que el destino los vuelve a juntar. Una delicia…

Sara: You don’t have to understand. You just have to have faith.

Jonathan: Faith in what?

Sara: Destiny


The_Bridges_Of_Madison_County8) The Bridges of Madison County (1995)

Una de las películas más logradas de Clint Eastwood es también una de las mejores cintas románticas que se han realizado acerca del amor entre una pareja de mediana edad. Con dos de las más finas actuaciones del propio Eastwood y de Mery Streep, la cinta narra a manera de un largo flashback el romance poco convencional entre una ama de casa de Iowa, Francesa Johnson, y un veterano fotógrafo de National Geographic, Robert Kincaid.

La suya fue una pasión de pocos días, pero tan intensa que perduró para toda la vida, como descubren los hijos de Francesca años después a través de su diario, donde narra el gran amor que tuvo por un hombre al que conoció durante pocos días pero que la hizo volver a vivir intensamente, un amor cuyo secreto se llevó hasta la tumba.

La secuencia final en la lluvia, donde no hacen falta los diálogos y en la que Francesca tiene que decidir entre irse con el amor de su vida o quedarse con su esposo, más la soberbia actuación de Streep, son de verdadera antología…

Francesca: I want to keep it forever. I want to love you the way I do now the rest of my life. Don’t you understand… we’ll lose it if we leave. I can’t make an entire life disappear to start a new one. All I can do is try to hold onto to both. Help me. Help me not lose loving you.


jerry_maguire7) Jerry Maguire (1996)

Está disfrazada de película deportiva, pero en realidad termina siendo una gran historia de amor con espíritu aleccionador para la vida. Cameron Crowe logra la que quizá sea su mejor cinta al presentar la historia de un agente deportivo Jerry Maguire (Tom Cruise) que, tras quedar sin trabajo, emprende la dura tarea de reinventarse a sí mismo con la ayuda de la única persona que o apoyó y creyó en su credo de que lo importante no es el dinero, sino las personas: Dorothy Boyd (Renée Zellweger).

A pesar de que muchos la recuerdan por el pintoresco personaje de Cuba Gooding Jr. y la frase de “Show me the money”, la cinta está llena de grandes momentos tanto para reflexionar como para enamorarse, sobre todo con su inolvidable final y una adorable Zellweger que se lleva las dos mejores frases de la cinta. La química entre Cruise y Zellweger es creíble y entrañable, lo que la hace una de esas películas para elevar el espíritu de vez en vez.

Jerry: I love you. You… you complete me. And I just…

Dorothy: Shut up, just shut up… You had me at “hello”. You had me at “hello”.


936full-groundhog-day-poster6) Groundhog Day

Las múltiples lecturas que tiene el filme la colocan en una posición alta de películas románticas a pesar de ser básicamente una comedia, en la que Bill Murray nunca estuvo mejor como Phil Connors, un meteorólogo de TV engreído y pagado de sí mismo que, debido a esto, sufre el vivir el mismo día una y otra y otra vez: el 2 de febrero, el Día de la Marmota.

El finado Harold Ramos logra una de las mejores comedias jamás realizadas, llena de diálogos chispeantes, inteligentes y con un mensaje que se puede aplicar a la vida misma. Pero lo que desencadena toda la trama es el amor que va desarrollando el personaje de Murray hacia la ingenua y romántica Rita (Andie McDowell en su mejor trabajo).

Espléndidamente dirigida, Groundhog Day está llena de secuencias tanto hilarantes como románticas, lo que la hace ideal para disfrutar con la pareja, para pasar un rato divertido o para reflexionar en los actos de la vida y las consecuencias de estos.

Phil: I think you’re the kindest, sweetest, prettiest person I’ve ever met in my life. I’ve never seen anyone that’s nicer to people than you are. The first time I saw you… something happened to me. I never told you but… I knew that I wanted to hold you as hard as I could. I don’t deserve someone like you. But if I ever could, I swear I would love you for the rest of my life.

Rita: Did you say something?

Phil: Good night.


Youve-Got-Mail-Poster5) You’ve Got Mail (1998)

En su tercera y última película juntos, Tom Hanks y Meg Ryan logran mostrar lo que era el amor antes de las redes sociales, cuando el Internet era un ente raro al que uno se tenía que conectar a través de un módem enlazado al teléfono y la manera que había de conectarse con un extraño era a través de los chats (en ese entonces el ICQ, Messenger o AOL) y del correo electrónico, el cual tenía su encanto como manera de comunicarse y conocer a otra persona.

Ahora una película como ésta sería imposible y poco creíble, pero las actuaciones de Hanks y Ryan, junto con el estupendo guión y dirección de la fallecida Nora Ephron, la convierten en una delicia.

Además, toda la historia se desarrolla en una colorida y romántica Nueva York de la que es fácil enamorarse, con todos los elementos clásicos: Starbucks, Upper West Side, el Café Lalo, sus jardines, librerías…

Kathleen: “I turn on my computer. I wait impatiently as it connects. I go online, and my breath catches in my chest until I hear three little words: You’ve got mail. I hear nothing. Not even a sound on the streets of New York, just the beating of my own heart. I have mail. From you”.


singin_in_the_rain_xlg4) Singin’ in the Rain (1952)

Simplemente es una de las grandes películas de la historia y un ejemplo de cómo el buen cine de antaño puede seguir siendo entrañable y adorable. Con una trama en la que Stanley Donen y Gene Kelly hacen un homenaje a la época del paso del cine mudo al sonoro, Cantando Bajo la Lluvia está llena de momentos memorables.

Desde el encuentro de personalidades entre la estrella de Hollywood Don Lockwood (Kelly) y la jovencita Kathy Selden (Debbie Reynolds), pasando por el inmortal comic relief de Cosmo (Donald O’Connor) o la insuperable actuación de Jean Hagen como la insufrible diva Lina Lamont, es una cinta admirable por donde se le vea.

Lo mejor es que incluye una de las secuencias más grandes y recordadas de la historia, y quizá una donde la máxima expresión del amor es personificada por Kelly en la inolvidable secuencia que la da título a la película. Y es que se le comprende, pues es casi imposible dejar de enamorarse de Reynolds y su aura de ingenuidad cuasi virginal. Números musicales como “Good Morning”, “Moses Supposes”, Make ‘Em Laugh” o “Broadway Rhythm” son capaces de poner de buen humor a cualquiera.

Don Lockwood: Ladies and gentlemen, stop that girl, that girl running up the aisle. Stop her! That’s the girl whose voice you heard and loved tonight. She’s the real star of the picture. Kathy Selden!


beauty3) Beauty and The Beast (1991)

La historia originalmente escrita por Jeanne-Marie Leprince de Beaumont tiene un subtexto con más contenido sexual, lo que la ha hecho ser una de las más socorridas por el cine y la TV, incluso hasta el teatro.

Pero quizá ninguna tiene la magia ni el encanto de la versión animada de Disney que se convirtió, con todo derecho en su momento, en la primera cinta animada en ser nominada al Oscar como Mejor Película.

Cierto, al ser de Disney es una versión completamente rosa e idealista del amor entre una bella doncella y un monstruo, al cual poco a poco va transformando desde dentro por medio del amor. Lo que es un hecho es que se trata de la cinta animada más fina, más detallada y mejor lograda de Disney en su historia.

Es la más creativa en cuanto al desarrollo de personajes (dar vida a objetos usualmente inanimados es una labor titánica), pero el alma y el corazón del filme está en el inolvidable trabajo de Alan Menken y Howard Ashman en la parte musical. Desde el prólogo de “Érase una vez…”, pasando por “Gastón”, “Belle”, la insuperable “Be our guest” o la que da título al filme, la obra de Menken se va directo al corazón y a las emociones para lograr el romance animado más espectacular de todos los tiempos…

Cogsworth: Well Your Highness, I must say everything is going just swimmingly. I knew you had it in you, ha ha!

Beast: I let her go.

Cogsworth: Yes, yes, splen – You what? How could you do that?

Beast: I had to.

Cogsworth: Yes, but, but, but but why?

Beast: Because I love her.


when_harry_met_sally_xlg2) When Harry Met Sally (1989)

A pesar de que tiene casi 26 años, las relaciones de pareja no han cambiado en realidad gran cosa, pues las emociones, necesidades e interacción siguen siendo las mismas, nada más que ahora con más tecnología que en 1989.

Con un espléndido guión de Nora Ephron y la sólida dirección de Rob Reiner, se ha convertido en la madre de todas las comedias románticas contemporáneas, gracias a dos factores en particular:

El primero es la increíble química entre sus dos protagonistas. Por un lado Billy Cystal en el papel de su vida como Harry Burns, un tipo ácido, divertido y completamente ajeno a los sentimientos femeninos. Y una Meg Ryan que se convirtió en la gran estrella de los 90, la “Chica de al Lado” que podría ser la novia de cualquiera y que cautivó y sigue cautivando son su inolvidable secuencia del restaurante donde finge un orgasmo, la cual ya se ha vuelto parte de la cultura popular junto con la frase que le sigue: “I’ll have what she’s having”.

El segundo es el ácido, inteligente y por momentos profundo y reflexivo guión de Ephron, quien analiza de manera casi perfecta los pormenores de toda relación, los miedos al compromiso, las relaciones de transición, la importancia del sexo para una relación y lo que significa tener a una pareja al lado. Todo lo anterior, aderezado con un elegante soundtrack a cargo de Harry Connick Jr. hacen de When Harry Met Sally una joya que se puede ver una y otra vez y a la que siempre se le encuentra algo nuevo.

Harry Burns: I love that you get cold when it’s 71 degrees out. I love that it takes you an hour and a half to order a sandwich. I love that you get a little crinkle above your nose when you’re looking at me like I’m nuts. I love that after I spend the day with you, I can still smell your perfume on my clothes. And I love that you are the last person I want to talk to before I go to sleep at night. And it’s not because I’m lonely, and it’s not because it’s New Year’s Eve. I came here tonight because when you realize you want to spend the rest of your life with somebody, you want the rest of your life to start as soon as possible.


casablanca poster1) Casablanca

No en balde está considerada una de las grandes película en la historia, pues es casi perfecta. Tiene a Bogart, a Bergman, el entorno de la Segunda Guerra Mundial, varias de las frases más memorables en el cine y, lo más importante, quizá la más grande historia de amor no consumado de la historia.

Y no un amor de juventud, sino de dos personas ya adultas cuya historia y entorno los llevó a vivir una gran pasión que los marcó para siempre.

Dirigida por Michael Curtiz, Casablanca vive y muere gracias a sus dos protagonistas: Humphrey Bogart como Rick Blaine, quien fue su primer personaje romántico pero con su estilo: cínico, jugador, mujeriego, rudo, solitario. Y con un corazón de oro.

Y la esplendorosa Ingrid Bergman como una Ilsa Lund leal, activista política en defensa de las causas justas… y con el dolor de, a pesar de estar casada, dejar ir al hombre de su vida no una, sino dos veces.

Secuencias como cuando Ilsa entra en el bar de Rick, cuando pide a Sam que toque “As Time Goes By” y, por supuesto, el legendario final con el sacrificio de amor más grande que ha visto el cine, son entre muchas otras cosas, lo que hacen de Casablanca la mejor película romántica de la historia.

Ilsa: But what about us?

Rick: We’ll always have Paris. We didn’t have, we, we lost it until you came to Casablanca. We got it back last night.

Ilsa: When I said I would never leave you.

Rick: And you never will. But I’ve got a job to do, too. Where I’m going, you can’t follow. What I’ve got to do, you can’t be any part of. Ilsa, I’m no good at being noble, but it doesn’t take much to see that the problems of three little people don’t amount to a hill of beans in this crazy world. Someday you’ll understand that.

Rick: Now, now…

Rick: Here’s looking at you kid.

Advertisements