2015/01/img_1070.jpg
El tiempo es implacable. Unas veces nos acerca a momentos que anhelamos vivir intensamente y otros, quizá las más, nos lleva a experimentar el final de algo que atesoramos en el alma y cuya pérdida nos llena de nostalgia, de recuerdos, de grandes y vibrantes momentos. Hoy para mí es uno de esos momentos.

La inminente llegada de las 17:30 horas del domingo 18 de enero de 2105 me ha llenado de nostalgia y de agradecimiento por haber sido testigo, en más de una ocasión afortunadamente, de la alegría y el alimento para el alma que representa el arte escénico y el enorme y extraordinario talento que hay en nuestro país.

La sabiduría popular señala que de lo bueno, poco. Y es justo en esa fecha cuando termina, luego de únicamente 15 meses en cartelera, la temporada del que quizá sea el musical de Broadway más exitoso que se ha montado en México: Wicked.

34907_20130907113454-1378571694-D002.jpg.pagespeed.ce.OR8saG9GZjHabiendo crecido viendo incontables veces el talento de Judy Garland en El Mago de Oz, cuando supe que existía una historia que narraba la vida de Glinda, la Bruja Buena, y de Elphaba, la legendaria Bruja Malvada del Oeste, siempre quise descubrirla.

Por diversas razones, nunca pude ver la obra en ninguno de los varios viajes que hice a lo largo de los años a Nueva York y a Londres. El destino me lo impidió y ahora sé que la razón fue para que pudiera volver a la infancia, reír, emocionarme hasta las lágrimas y gozar de esa historia en particular a través del extraordinario talento mexicano.

No tan lejano se ve aquel 17 de octubre de 2013, cuando el Teatro Telcel fue testigo del inicio de algo que solamente se puede describir con una palabra: mágico. No, no vi la obra en su función inaugural, sino que me llevó un tiempo poder disfrutarla en su versión mexicana.

Pero la espera no solo valió la pena, sino que me dejó, sin esperarlo, la oportunidad de poder vivir ese mundo mágico un poco más de cerca, meterme un poco en las entrañas de algo que no sólo es una obra de teatro, sino una experiencia de vida. Y platico el porqué:

IMG_0125Desde antes de su estreno, lo que más recuerdo fueron las voces que criticaban que se le hubiera dado el papel estelar a una estrella juvenil como Danna Paola y el hecho de que era la primera versión en español de la puesta en escena de Broadway, tal cual.

Cuando Wicked cumplió un mes en cartelera, en Récord publiqué la entrevista que le realizamos a Danna Paola y su alternante, Ana Cecilia Anzaldúa, quienes estaban maravilladas por la respuesta que en ese entonces tenía la obra con la gente. Pero creo que ninguna se imaginaba el impacto que tendría en los meses venideros.

No fue sino hasta poco antes de que la obra cumpliera un año que pude verla y, de manera muy semejante a lo que me pasó hace 17 años con la puesta en escena de La Bella y la Bestia, me cambió la vida en muchos sentidos. Al terminar la misma tuve tantas emociones a flor de piel que tuve que escribir acerca de la increíble magia de Wicked.

WICKED DOBLELo que nunca imaginé es que mi intención de hacer un reportaje del primer aniversario en mi actual trabajo, Diario 24 Horas, me llevaría no nada más a ver nuevamente la obra, sino a sembrar y vivir, como diría el gran Humphrey Bogart en Casablanca, “el inicio de una hermosa amistad” con una de las protagonistas. Platiqué por teléfono largo y tendido con sus tres estrellas: Danna Paola, Ana Cecilia Anzaldúa y Cecilia de la Cueva, pero lo que vino después, en particular mi increíble amistad con esta última, es lo que me ha llevado a escribir este texto de despedida y agradecimiento. Y no, hoy no escribo como periodista, sino como persona y como fin de algo que es irrepetible.

CECILIA DE LA CUEVA (2)George Bernard Shaw expresó que “los espejos se emplean para verse la cara, el arte para verse el alma”. Y eso es justo lo que Wicked logró, pues no sólo es una obra de teatro musical, sino una experiencia llena de arte que ha transformado la vida de miles que la han visto y que han expresado a través de redes sociales la alegría, la felicidad y la manera en que sus corazones han sido tocados no sólo por la increíble música del legendario Stephen Schwartz, la fastuosa escenografía o la divertida y entrañable historia de amor y amistad que presenta en escena, sino porque todo eso adquiere un nuevo significado gracias al extraordinario talento de su elenco:

wicked 2Ana Cecilia Anzaldúa (fenomenal Elphaba), Paco Morales (un exquisitamente divertido Mago de Oz), Anahí Allué y Fernanda Tapia (maravillosas como la Señorita Mórrida), Jorge Lau (increíble Fiyero), Marisol Meneses (entrañable Nesa), Adam Sadwing (genial Boq), Beto Torres (estupendo Doctor Dillamond), Majo Pérez (gran Glinda) y todos y cada uno de los que no menciono aquí pero que dejaron su alma, vida y corazón en cada función.

A todos ellos mi gran aprecio, reconocimiento, admiración y agradecimiento. Pero en especial, quiero agradecer a las dos estrellas de Wicked, quienes además de dejar el alma en escena y ser extraordinariamente talentosas, han forjado una amistad a prueba de todo: Danna Paola (Elphaba) y Cecilia de la Cueva (Glinda).

Danna-Paola-en-Wiked-2Danna: Lo admito, jamás pensé que tuvieras el descomunal talento que muestras en escena. Y mejor aún, que mantengas los pies en la tierra a pesar de tu gran fama. En la entrevista que tuvimos me pude dar cuenta de muchas cosas, la principal de ellas que eres una mujer no nada más inteligente, sino humilde, y eso te engrandece sobremanera.

Mi hija nunca tuvo la oportunidad de conocerte backstage, a pesar de que lo intentamos un par de veces, pero te has convertido en una de sus favoritas, y mía también. Gracias por inspirar a tantas personas y ser tan increíble. Fue un placer platicar contigo, disfrutarte en escena y ver cómo nada te detuvo. Siempre supiste que Elphaba eras tú, y la manera como callaste bocas a base de trabajo, esfuerzo y sacrificio fue increíble.

No sólo le demostraste a todos que eras la indicada, sino que enamoraste y conquistaste a todos. Gracias por hacernos soñar con volar, desafiar la gravedad y permanecer para siempre en nuestros corazones.

DANIEL PERALES_Backstage Wicked 2Cecilia: Mi querida Ceci, ¿qué te puedo decir? Desde los casi 40 minutos de entrevista que tuve contigo me di cuenta de que eras alguien especial, aunque jamás imaginé que eso nos llevaría a tener esta increíble amistad, la cual sólo ha ido creciendo y fortaleciéndose.
No solamente has creado magia en el escenario, sino en la vida de miles.

Para siempre me quedará grabado el momento en que mi hija te conoció. Su expresión y reacción fue la de estar viviendo un sueño, pero más que eso, lo verdaderamente entrañable fue conocer y disfrutar de tu gran calidez humana. El #PeloPelo se ha quedado grabado para siempre en nuestros corazones.

wicked 7Los mensajes por WhatsApp, los tuits, los buenos deseos, las palabras de aliento y aquella larga plática en un momento importante y difícil para ti no han hecho más que enriquecer una amistad que espero dure muchos años. Pero hoy, con el corazón estrujado, le digo adiós a Glinda y a toda la magia que has creado a lo largo de todos estos meses.

Te lo dije por teléfono y lo repito: una de las tres mejores cosas que me dejó el 2014 eres tú. No tengo palabras para agradecerte las atenciones que has tenido con mi hija, conmigo… Simplemente hay momentos en que las palabras sobran y es mejor vivir las emociones.

Sabes que eres alguien muy especial en mi vida y la de mi hija, y que tengo una infinita nostalgia y las emociones a flor de piel porque se va no sólo una obra o una amiga, sino un pedazo muy importante de mi vida. ¡Que Dios te bendiga! No sé qué más decirte, pues me gana la emoción…

wicked 9A todo Wicked (artistas, productores, músicos, maquillistas, peluqueros… a todos): Gracias por haber dejado su alma y corazón en cada función. Sé que hablo en nombre de miles que quizá no tengan la manera de expresarlo, pero de una u otra manera su trabajo cambió vidas cada vez que de daba la tercera llamada y comenzaba algo que quizá para muchos es una simple obra de teatro, pero que para otros, como yo, representa algo más grande, una ventana a un mundo mejor.

Porque eso es lo que hicieron ustedes, lograr que el mundo, aunque fuera por tres horas, fuera mucho mejor para quienes tuvimos el placer alimentar nuestro espíritu con su trabajo. Por siempre sus nombres quedarán grabados no sólo en la historia del teatro en México, sino en el alma de quienes aprendimos esperanzados, sorprendidos, a desafiar la gravedad…

This slideshow requires JavaScript.

Advertisements