poster cantinflas

* * * 
Título original: Cantinflas
País: México, 2014
Director: Sebastián del Amo
Elenco: Óscar Jaenada, Ilse Salas, Michael Imperioli, Bárbara Mori, Luis Gerardo Méndez, Adal Ramones
Guión: Edui Tijerina, Sebastián del Amo
Fotografía: Carlos Hidalgo
Música: Roque Baños

No, nunca fui fan de Mario Moreno, ni de su personaje más famoso, Cantinflas, a pesar de que crecí viendo sus películas en la TV y viví de cerca el orgullo familiar que había por la relación de éste con la que fue mi colonia de toda la vida hasta que me casé, Santa María La Ribera.

Siempre fui mas fan de Tin Tan, a quien considero como un artista más completo y divertido, pero reconozco la grandeza y el lugar que ocupó Cantinflas en no una, sino varias generaciones de mexicanos que se vieron reflejados en sus personajes y a quienes dio horas de diversión y que lo llevaron a ser considerado por el mismísimo Charlot, Charles Chaplin, como el mejor del mundo.

Por ello no moría por ver Cantinflas, segundo largometraje de Sebastián del Amo, quien previamente ya había mostrado en la pantalla grande a otra controvertida figura como la de Juan Orol. Además, las críticas hacia la película fueron y han sido implacables, denostando la simpleza de la historia y criticando el guión, al que se acusa de complicado, débil, y superficial, al mismo tiempo que exaltan la actuación de su protagonista principal, el español Oscar Jaenada.

Pero como crítico-analista de cine, tenía que verla. Era obligatorio. Y el resultado me sorprendió. Cantinflas no es una biopic en el sentido estricto del término, sino una cinta que cumple a cabalidad su cometido, que es el de realizar un sincero homenaje al legendario actor y mostrarlo a las nuevas generaciones, así como la de mostrar de manera nostálgica un México que ahora sólo existe en los recuerdos de unos cuantos.

Cierto, la vida de Mario Moreno daba para mucho más y era mas compleja que lo mostrado por Del Amo, pero la intención no era esa. Hay muchos pasajes en la vida de Moreno que son mostrados de manera muy rápida y muy por encimita, eso es cierto, pero insisto, dudo mucho que la intención del director hubiera sido esa. El guión de Edui Tijerina y el propio Del Amo toma como punto de partida la odisea del productor Mike Todd (Michael Imperioli) por llevar a cabo el rodaje de La Vuelta al Mundo en 80 días (Michael Anderson, 1956), la aventura en Hollywood de Cantinflas que le valió el Globo de Oro como Mejor Actor de Comedia, la cual se va entretejiendo con flashbacks que muestran como fueron los inicios del actor, desde sus primeros trabajos en los teatros ambulantes de los años 30 hasta su consolidación como el actor más famoso y querido de México, pasando por su relación con dos de las personas mas importantes en su vida: Estanislao Shilinsky (un cada va mejor Luis Gerardo Méndez) y su esposa, Valentina Ivanova (Ilse Salas).

El filme tiene varias cosas que valen mucho la pena, comenzando por el diseño de producción, que recrea de manera adecuada las diferentes épocas que va mostrando, una estupenda fotografía (glorioso el Kiosko Morisco de Santa María) y una todavía mucho mejor banda sonora, en la que destaca la música original compuesta por otro español Roque Baños, que decora emocionalmente el filme de manera precisa, dándole un elegante y efectivo toque de nostalgia, muy en el estilo de lo que hizo el maese Morricone en Cinema Paradiso.

Pero lo que sobresale son en particular dos actuaciones: la de Oscar Jaenada, quien logra un tour de force al dar vida a Cantinflas no sólo con el aspecto, sino con la voz, los manerismos y el lenguaje corporal del legendario cómico mexicano. Y la de Ilse Salas, quien logra mucho más de lo que el guión le exigía como la sufrida esposa de Moreno. El resto del elenco es sólido, aunque por ahí brincan algunos rostros muy mediáticos de la TV nacional, pero en términos generales es una película bien actuada.

Las críticas a Cantinflas han sido injustificadas (a veces me pregunto qué película ven los críticos, pues yo no le hallé a la cinta todas esas barbaridades que mencionaron). El hecho de que Jaenada sea español y haya dado vida tan magistralmente a un icono mexicano como Cantinflas nos habla de que vivimos en una época en que no podemos ponernos salir con un patrioterismo ramplón, sino admirar el trabajo de una industria que, cada vez más y en todo el mundo, es multinacional. Es tanto como si alguien se hubiera indignado porque Daniel Day-Lewis, siendo británico, haya dado vida a Abraham Lincoln. No, los actores no tienen nacionalidad, y en verdad el trabajo de Jaenada es mas que sobresaliente.

Por otro lado, el guión si bien no es perfecto, cumple a cabalidad con lo que pretende hacer, que es ir llevando al espectador de una época a otra hasta confluir en una sola, y lo hace con ligereza y sin mayores pretensiones.

Cantinflas es un sentido, honesto y nostálgico homenaje a una de las figuras más grandes de nuestro cine. Su intención no va más allá que la de entretener y recordarle al mundo quien fue el artista, más allá de la persona. Vale mucho la pena.

Advertisements