robin

No, nunca lo pude entrevistar a pesar de que he cubierto cientos de eventos internacionales. Es de esas experiencias que ya nunca podré tener. Sé que a muchos se les hacía odioso, pero también sé que muchos de esos que lo critican reconocen su valor como actor.

La muerte de Robin Williams, aparentemente por suicidio a los 63 años de edad, después de décadas de no poder controlar y superar del todo sus demonios (primero fue el alcoholismo y en los últimos años la terrible depresión), ha dejado un hueco difícil de llenar y ha comocionado al mundo artístico, como varios amigos lo han expresado en sitios como Fantitlán, Cinema Tradicional, Silvestre LPV, Loft Cinema y Latin Times, entre muchos otros.

En lo personal, la noticia me entristece mucho porque Williams fue un hombre con el que crecí a través del cine, cuyas películas en su momento me ayudaron a sobrellevar etapas difíciles y que siempre veía como una especie de tío bonachón que me caía bien y me hacia reír.

Mi primer contacto con él fue gracias a la extraña serie televisiva Mork & Mindy, a la que posteriormente siguió ese extraño híbrido entre comedia y surrealismo llamado Popeye, quizá la obra más fallida de Robert Altman, en la que dio vida al famoso personaje de las tiras cómicas.

Pero mi admiración hacia él comenzó gracias a Barry Levinson y Good Morning, Vietnam, en la que dio vida a un locuaz e irreverente locutor del ejército estadounidense, Adrian Cronauer. Ahí fue donde comencé a ver, con los todavía incipientes conocimientos de cine que tenía, que Williams tenía algo especial. Largo sería ponerme a describir toda la carrera de Robin Williams, pues durante su carrera tuvo interesantes y variados personajes que lo hicieron especial, así que mejor les comparto mi Top 10 de las mejores películas que, a mi parecer, dejó:

10. GOOD MORNING VIETNAM (1987)
Barry Levinson utilizó la parte cómica de Williams y la mezcló con el potencial dramático que tenía para lograr una buena película que se sostiene por el trabajo del actor prácticamente al 100 por ciento. Con un soundtrack estupendo, el filme fue el primero que mostró el verdadero potencial que tenía Williams para lograr cosas mucho más interesantes.

9. HOOK (1991)
A pesar de que muchos la odian y la consideran una de las películas menores de Steven Spielberg, el personaje que interpreta (Peter Banning) en esta curiosa reinvención de Peter Pan es de mis favoritos. Más que por la película en sí, que tiene sus defectos, por el tema de que un padre de familia lleno de trabajo, que casi no tiene tiempo para sus hijos y que olvidó lo que es ser niño hasta que encuentra la motivación adecuada, lo sigo encontrando fascinante.

8. THE BIRDCAGE (1996)
Un estupendo elenco que incluye a Gene Hackman y Nathan Lane sirve de apoyo para que Robin Williams luzca su talento en esta versión hollywoodense de La Jaula de la Locas. La actuación de Williams equilibra su parte cómica con la seria, dando como resultado un personaje que se lleva el filme junto con el trabajo de Lane.

7. ONE HOUR PHOTO (2002)
Sin duda la actuación más seria y oscura en la carrera de Williams, dando vida a un hombren socialmente inadaptado, lleno de frustraciones y demonios que lo convertían en un psicópata. Uno de sus mejores trabajos, espléndidamente dirigido por Mark Romanek

6. AWAKENINGS (1990)
Aunque las escenas se las roba Robert De Niro con su injustamente no reconocido trabajo, Williams es quien se convierte en el soporte emocional de éste y en el corazón de la película. Es el otro Williams, el contenido, el emocional, el opuesto a lo que hizo años después en Patch Adams. Aquí poco a poco va llevando y dándole coherencia al filme.

5. ALADDIN (1992)
Más de la mitad del éxito que tuvo esta gran cinta animada de Disney es gracias a Williams, en quien los animadores se basaron para darle su personalidad al genio, quien se convierte e el alma y corazón del filme desde que aparece, elevando la calidad del mismo con su trabajo vocal y su legendaria capacidad de improvisación. Una joya.

4. THE FISHER KING (1991)
El mismo año de su criticada Hook, Williams logra gracias a Terry Gilliam y un gran Jeff Bridges el que quizá sea su trabajo más equilibrado, dando vida a ‘Parry’ Sagan, un hombre sin hogar, vagabundo y con ciertos desórdenes mentales producto de un duro pasado. La facilidad con la que Williams pasa en la pantalla de un estado de uforia a uno de nerviosismo y depresión es sorprendente.

3. MRS DOUBTFIRE (1993)
En lo personal, la considero la mejor actuación de Williams en comedia, haciendo un doble papel hilarante que por un lado conmueve (un padre desesperado por tener contacto con sus hijos tras su divorcio) y por el otro provoca humor hilarante. Considerada una de las mejores comedia de la historia por el American Film Institute y dirigida por un Chris Columbus pre-Harry Potter, se disfruta a un Williams en su mejor forma humorística.

2. GOOD WILL HUNTING (1997)
Bajo la dirección de Gus Van Sant, Williams logra su primer y único Oscar a Mejor Actor de Reparto gracias a su personaje de Sean Maguire, un terapista que ayuda a desarrollar el potencial de un joven problemático pero con mente de genio. La actuación de Williams es sólida, emotiva, contenida, muy diferente de lo que se le acostumbró ver a lo largo de su carrera.

1. DEAD POETS SOCIETY (1989)
A prácticamente toda una generación este filme le cambió la vida gracias a las enseñanzas que en la pantalla ofrecía Williams como John Keating, un maestro que enseñó a sus alumnos (y de paso a millones en el cine) no sólo a apreciar la poesía, sino a algo más importante y profundo: disfrutar la vida. Inmortales las frases ‘carpe diem’ y ‘Oh capitán, mi capitán’, que se han vuelto parte de la cultura popular desde entonces.

IMG_0298.JPG

Advertisements