Alfonso+CuaronGravedad (Gravity, 2013) es la película de la que todo el mundo está hablando, ya sea por la espectacularidad de sus efectos especiales, los cuales tuvieron que ser desarrollados de la nada para poder realizar el filme; por el atractivo de sus dos estrellas en pantalla, Sandra Bullock (en la mejor interpretación de su carrera) y George Clooney; por la experiencia que da verla en tercera dimensión, por la aclamación casi total de la crítica o porque al momento es la película más exitosa del mundo, con más de 200 millones de dólares recaudados en las taquillas del orbe.

Pero lo mejor de Gravedad es que se trata de la segunda película estrenada este año en la que el talento de un visionario cineasta mexicano se pone de manifiesto.

La primera fue Titanes del Pacífico, el gran poema de acción de Guillermo del Toro a la mitología de los monstruos Kaiju y las películas japonesas. Ahora, con Gravedad, Alfonso Cuarón deja en claro que se trata de uno de los cineastas más importantes no sólo de nuestro país, sino de la historia del Séptimo Arte.

Comparado con Stanley Kubrick por la meticulosidad que pone en sus proyectos, así como por una filmografía que no es muy vasta, pero sí de altísimo calibre, Cuarón demuestra que su amor por el cine va más allá de cualquier problema personal que haya tenido en los últimos siete años, desde que cautivó al mundo con Niños del Hombre (2006), y que se ha convertido en un maestro de la imagen por derecho propio.

Con una historia coescrita entre Alfonso y su hijo Jonás, Gravedad muestra lo que ocurre a 500 kilómetros de la Tierra con un par de astronautas, la ingeniera bio-médica Ryder Stone (Sandra Bullock) y el veterano Matthew Kowalski (George Clooney), quienes se encuentran en órbita realizando varias reparaciones en el Telescopio Espacial Hubble cuando son amenazados por una gran cantidad de desperdicios espaciales que se dirigen hacia ellos. GRAVITY 3D

Tras el impacto de estos últimos sobre su transbordador, ambos se ven en la necesidad de dirigirse hacia la Estación Espacial Internacional con la finalidad de poder comunicarse con el centro de mando y encontrar una manera de regresar a casa.

Pero las cosas se complican y Stone queda completamente sola y a la deriva, únicamente con su entrenamiento y fuerza de voluntad para salir adelante y tratar de regresar a la Tierra, a pesar de que las cosas para ella, en vez de mejorar, empeoran a cada minuto.

En entrevista exclusiva, Alfonso Cuarón compartió con Moviola Digital lo que significa este aclamado filme para él, la ayuda que recibió de Guillermo del Toro, haber trabajado con su hijo y cómo éste le hizo recordar ese gran amor que tiene por el cine desde que era un imaginativo niño que se sorprendía con las imágenes que veía en los cines del Distrito Federal.

Guillermo del Toro se refiere a Gravedad como una obra monumental, un portento, un hito técnico y una revelación artística. En este sentido, y por la gran amistad que los une, ¿qué tanto aportó Del Toro a tu película?

Guillermo me salvó la vida. Te lo voy a decir así: Yo no puedo decidir que voy a tomar de desayuno sin consultar a Guillermo del Toro. Así, en ese sentido, es un poco como son las cosas. El tuvo una influencia fundamental en el guión, sobre todo en un par de cuestionamientos clave. La frase que él uso, con toda la sabiduría de Guillermo del Toro, fue: “¿Por qué quieres cagar donde comes?”. Y eso lo dijo todo (risas).

A lo que se refería es al por qué quería convertir una experiencia tan generosa para el público en una experiencia pretenciosa y conceptual. Y eso le dio una vuelta a la dirección que llevaba el guión.

GRAVITY 3DEntre ustedes siempre se dan consejos, se echan la mano con la edición de sus películas y un largo etcétera…

Sí, él también fue el que me sugirió hablar con James Cameron. Ya en la edición me ayudó a ponerle más tensión a la película, y a final de cuentas, nos dio claridad cuando estaba la confusión de cómo presentar esta película al mercado, pues no se sabía si presentarla como un drama o un thriller.

Ahí fue cuando Guillermo dijo que esto no era ni un drama ni un thriller, que esto era una experiencia y había que venderla como tal. Creo que eso fue fundamental en la manera en que esta película ha sido presentada.

De Gravedad se ha escrito hasta el cansancio en medios impresos y electrónicos. Se le considera una de las mejores películas del espacio jamás filmadas y ha tenido la aclamación de la crítica. ¿Cómo te sientes de recibir tantos halagos?

A mí me da mucho gusto pero por la película, porque fueron cuatro años y medio de estarle dando, cuatro años y medio en los que yo sólo estaba concentrado en problemas. Para mí ha sido una gran sorpresa que mientras yo me concentré en todos estos problemas, la experiencia de la gente ha sido algo completamente distinto a esos problemas por los que yo estaba pasando.

Me da mucho gusto porque esta respuesta está influenciando para que la gente pueda experimentar la película en la pantalla grande y en 3D. Después seguramente va a tener una vida larga en televisión, en DVD y demás, pero la experiencia fundamental de la película es en la pantalla grande y 3D… y en IMAX si se puede.

052411_Gravity_BTS_0286.DNG¿Qué tanto cambiaste en lo personal y como cineasta en estos años que estuviste alejado del cine?

¿En qué cambié en estos años? Eso está por verse. Todo es cambio. Esto fue un proceso de cuatro años y medio, de ver las consecuencias de cada decisión que tomas… mira, me preocupa de alguna manera que la gente hable de un parte aguas, de un antes y un después, porque el ahorita es el antes y después de hace rato. Es decir, el antes y después siempre está sucediendo.

¿Que si he cambiado? Sí, claro, físicamente ahora tengo el pelo gris (risas). Hay cambios, sobre todo en la manera en que entiendes la vida, las cosas y las prioridades, pero así es la vida.

Jonás y tú están recogiendo los frutos de una colaboración no muy común en el cine, que es la de padre e hijo. ¿Trabajar con él los acercó más o qué fue lo que te dejó esta experiencia con él?

Jonás y yo siempre hemos sido muy cercanos. Con él lo que yo aproveché, egoístamente, fue que trabajé con él no porque sea mi hijo, sino porque es un gran escritor. Y digo egoístamente porque al trabajar el guión con un gran escritor resulta que eso me ganó tiempo para poder tener más momentos con mi hijo.

Aunque en el proceso de escritura no existe esta onda de padre e hijo, estábamos cerca, así que tenía más posibilidades de decirle: ‘oye, después de la sesión de hoy ¿quieres que cenemos?’ Y estoy seguro que muchas veces diría, como buen hijo, que yo le debería dar hueva de repente, pero otras veces sí quería hacerlo.

_S7I9672.dng¿Qué tan abierto estuviste a los planteamientos y sugerencias de él y qué tanto tú te impusiste, si es el caso?

Yo me rendí muchísimo con él, porque parte de todo este proceso y que para mí fue muy padre, fue emprender todo con una nueva frescura. Ésa es la energía que trajo Jonás, él fue el que trajo este asunto de no dejar que el filme esté peleado con el entretenimiento, y llega un momento en el que después de hacer películas que tienen cierta recepción, empiezas a ver hacia abajo esa parte del entretenimiento.

Lo que Jonás hizo fue que me ayudó a reconectarme con este sentimiento de amar el cine. Yo amé el cine en primer lugar cuando lo empecé a ver de niño justamente por eso, porque era muy entretenido.

Uno de los grandes temas que toca Gravedad es el del ‘renacimiento’, con imágenes alegóricas muy claras, como la de Bullock flotando en posición fetal o el final de la película. Muchos incluso le dan un significado espiritual a la última parte del filme. ¿Todo esto estaba planteado desde el principio o se fue dando conforme avanzaban en el guión?

Hay partes temáticas que ya estaban. Todas esas imágenes que mencionas estaban ya en el guión. Ahora, el que sea espiritual o no eso le corresponde a cada persona. Algunas la pueden considerar como un viaje espiritual, metafísico, y otras como un viaje biológico.

De hecho, al final se ve a ella saliendo del ‘caldo primigenio’, arrastrándose como reptil hacia el lodo y después poniéndose en cuatro extremidades y después encorvada en dos piernas hasta que se covierte en un ser erecto, como una gráfica darwiniana. Por eso digo que hay personas que pueden ver eso desde un punto de vista espiritual o meramente biológico. Y las dos están bien, no se pelean.
GRAVITY

Advertisements