20130510-103643.jpg
* * * 1/2
Título original: Star Trek Into Darkness
País: Estados Unidos, 2013
Director: J.J. Abrams
Elenco: Chris Pine, Zachary Quinto, Zoe Saldana, Benedict Cumberbatch, Alice Eve, Karl Urban, Leonard Nimoy
Guión: Damon Lindelof, Alex Kurtzman, Roberto Orci
Música: Michael Giacchino

Cuando en 2009 estaba por estrenarse ‘Star Trek’, la undécima película en la saga de los personajes creados por el gran Gene Rodenberry, la pregunta era si J.J. Abrams, el genio que estaba detrás del éxito de series televisivas como ‘Felicity’ y ‘Alias’, y que cambió la manera de hacer TV con ‘Lost’, podía revivir a una franquicia que estaba en estado de coma.

En términos generales, las peliculas de la saga eran bien aceptada en la pantalla grande pero más por los fans de ‘Star Trek’ en Estados Unidos que en el resto del mundo, por lo que el reto era enorme para un cineasta que se ha declarado más fan de ‘Star Wars’ que del Capitán Kirk y su tripulación. El resultado fue un sólido ‘reboot’ o reinvención de la historia del U.S.S. Enterprise que mostraba los orígenes, la juventud de Kirk, Spock, Uhura, Sulu, Scotty, Bones y compañía.

Cuatro años después, el hombre que tendrá a su cargo también la continuación de ‘Star Wars’ regresa a Kirk y amigos a la pantalla grande con una espectacular y entrañable cinta que supera a la anterior y que hace honor al espíritu de los personajes de la serie televisiva de los años 60.
Con ‘Star Trek: En la Oscuridad’, Abrams demuestra su oficio como cineasta con una de las cintas de acción y aventuras mejor hechas en varios años y que gustará por igual a los fans de la vieja serie como a las nuevas generaciones.

Desde la espectacular secuencia inicial, hasta el clímax de la historia, Abrams entrega entretenimiento de alto calibre, mezclado con el humor característico de los personajes y con el añadido de uno de los mejores villanos en años, a cargo del británico Benedict Cumberbatch, que hará las delicias de los viejos fans.

La trama muestra ya no al Kirk de la anterior cinta, sumamente talentoso pero altanero e inmaduro, sino a uno que tiene que pagar por sus errores. Si bien Kirk (Chris Pine) nunca ha respetado las reglas, tiene que pagar las consecuencias de sus actos, por lo que tras una exitosa pero arriesgada misión le es quitado el mando del Enterprise, que queda a cargo de su mentor, Chirstopher Pike (Bruce Greenwood). Pero un brutal atentado ocurrido en Londres, así como un intento de asesinato de los altos comandantes y capitanes de la flota estelar, a cargo del misterioso John Harrison (Cumberbatch), provoca que Kirk retome el mando de su nave y se embarque en una misión que tiene como objetivo capturar a este extraño ser que presenta habilidades sobrehumanas.

Así, con la ayuda del doctor Bones (Karl Urban), Scotty (Simon Pegg), Chekov (Anton Yelchin), la sexy y aguerrida Uhura (Zoe Saldana), Sulu (John Cho) y su gran amigo y necesaria contraparte, el Señor Spock (Zachary Quinto), así como la adición de la bella doctora Marcus (Alice Eve), Kirk se enfrentará a su más grande enemigo, al tiempo que pondrá a prueba su amor y lealtad hacia su tripulación, a la que considera como su verdadera familia.

Con un bien pulido guión a cargo de Damon Lindelof (co-creador de ‘Lost’), Alex Kurtzman y el mexicano Roberto Orci (quienes fungen también como productores), una extraordinaria edición a cargo de Maryann Brandon y Mary Jo Markey, espectaculares efectos visuales a cargo de Industrial Light & Magic y un épico y operístico (aunque por momentos exagerado) score de Michael Giacchino, Abrams logra una solidísima pieza de entretenimiento que no suelta al espectador desde que inicia hasta que termina.

Pero el alma de la película no está en la parte técnica, sino en las actuaciones de su elenco, principalmente de los tres protagonistas, Pine, Quinto y Cumberbatch. El primero se ve y se siente mucho más cómodo en su papel de Kirk, y aunque mantiene la arrogancia típica que le dio William Shatner al personaje, evoluciona para mostrar un lado más humano y acorde con su puesto de líder de un equipo. Por su parte, Quinto nos muestra a un Spock más en contacto con su mitad humana, sin perder la lógica vulcana y con un buen y ácido sentido del humor. La relación de amistad entre él y Kirk son el punto medular de la serie, pues son el complemento perfecto el uno del otro. Sin la lógica de Spock, Kirk no podría tomar mejores decisiones, y sin la osadía de éste, el vulcano no podría ser el extraordinario Primer Oficial que es. Una amistad como pocas.

Sin embargo, la película le pertenece a la estrella de la aclamada serie ‘Sherlock’, Benedict Cumberbatch, quien logra al villano más cool y amenazador del cine quizá desde Darth Vader. La manera en que Abrams va presentando a Harrison, tanto visual como emocionalmente, siempre es in crescendo, aprovechando la gran personalidad de Cumberbatch. La revelación (ojo: lo que sigue es un dato que quizá no quieras saber si no has visto la película) de que Harrison es el poderoso Khan (que en la segunda cinta de la saga, ‘La Ira de Khan’, fue interpretado por Ricardo Montalban) es simplemente de locura para los viejos fans de la serie.

Abrams es, según lo ha dicho en repetidas ocasiones, más fan de ‘Star Wars’ que de ‘Star Trek’, pero si aún con eso fue capaz de mostrar sus cualidades como director -sí, incluido su famoso ‘lens flare’- y entregar una de las mejores cintas de acción en años, con un enorme respeto a los personajes de Rodenberry, habría que preguntarse qué será lo que hará con la saga creada por George Lucas.

‘Star Trek: En la Oscuridad’ no sólo es entretenimiento de alto calibre, sino un gran recordatorio de lo que es la magia del cine. Audaz, divertida, emocionante y entrañable, es una cinta que lleva al espectador a vivir en la pantalla lo que es el alma de la serie: grandes aventuras que llevan osadamente a donde el hombre nunca ha ido antes. Imprescindible.

Advertisements