20120722-012807.jpg
* * 1/2
Título original: Salvajes
País: Estados Unidos, 2012
Director: Oliver Stone
Elenco: Benicio del Toro, John Travolta, Blake Lively, Salma Hayek, Demian Bichir, Joaquín Cosío 
Guión: Shane Salerno, Don Winslow, Oliver Stone
Música: Adam Peters

Oliver Stone se convirtió en uno de los cineastas más respetados del mundo cuando se atrevió a decir en la pantalla grande cosas que incomodaban al gobierno y a la sociedad estadounideses. Películas poderosas como PelotónNacido el 4 de JulioJFKAsesinos por Naturaleza  dieron fe de un cineasta rebelde, que ponía en su trabajo los temas que inquietaban en su país. Pero algo ocurrió en su interior que sus más recientes trabajos han carecido de esa crítica ácida y visualmente poderosa que lo caracterizaban.

Películas menores como AlexanderWorld Trade Center, WWall Street 2 hablan de un realizador que se siente cansado, incluso hasta condescendiente de los hechos que retrata en las mismas, particularmente los relacionados con los eventos del 9/11 o la presidencia de George W. Bush.

Ahora, Stone intenta regresar al cine que le dio respeto con Salvajes (Savages, 2012), cinta basada en la novela del mismo título escrita por Don Winslow y que retrata, de manera un tanto pragmática, el mundo de los cárteles de la droga en México y su impacto en la vida de los estadounidenses. La historia muestra a un par de jóvenes estadounidenses, Chon (Taylor Kitsch) y Ben (Aaron Johnson), amigos que descubrieron una mina de oro cuando se dedicaron a sembrar marihuana y distribuirla entre sus clientes californianos.

Ambos están enamorados de la misma mujer, Ophelia (una Blake Lively muy atractiva y que es la encargada de narrar la película, pero que no es del todo convincente como una mujer por la que dos amigos serían capaces de dejarlo y arriesgarlo todo), pero cuando un cártel de las drogas mexicano, comandado por Elena (Salma Hayek, en uno de sus mejores y más honestos trabajos en años) , decide secuestrarla, Chon y Ben deciden entrar en un juego de David contra Goliat en el que, aparentemente, llevan las de perder, pues ellos con narcotraficantes ‘minoristas’ que enfrentan a toda una maquinaria de corrupción, tráfico de drogas, dinero, influencias y armas comandada por la mexicana.

A favor del filme hay que señalar que tiene sus buenos momentos, y que incluso Stone logra mantener la atención del espectador durante casi todo el tiempo. Muestra diversas escenas gráficamente muy violentas, una buena fotografía y actuaciones bastante decentes de todo el elenco. Su gran problema es que no se ve a Oliver Stone por ningún lado. Aquí su estilo es más parecido al de Michael Mann mezclado con algo de Tarantino, pero no se ve al Stone de antaño. De hecho, la cinta es bastante sólida hasta sus últimos cinco minutos, que son de una complacencia inusual para un cineasta del calibre de Stone, quien tampoco termina por decir nada a nivel social.

Quizá se deba a que es la adaptación de una novela, pero sí se extraña al Stone que dejaba siempre en sus películas un comentario y/o crítica social, al gobierno o al establishment. Aquí simplemente no termina por llegar a ningún lado en ese sentido. A nivel actoral, destaca el trabajo de los mexicanos. Por un lado, Hayek le pone un toque de sensualidad y hasta de humor a quien se supone que es una asesina a sangre fría, pero que en el fondo tiene su lado humano. De lo mejor de Salma en mucho tiempo, y su inglés ya no es tan terrible.

Por su parte, Demian Bichir hace lo que puede con el material, en el que da vida a Alex, el abogado de Elena. Bichir da muestras de su calidad en la que es quizá la secuencia más violenta de la película, pero pudo haber lucido mucho más. Aparecen brevemente Joaquín Cosío y Sandra Eecheverría, pero quien se lleva la película por completo es Benicio del Toro, quien da vida al mercenario Lado, un asesino a sueldo que se encarga del secuestro de Ophelia.

En términos generales, Salvajes es una película buena a secas, pero que deja al final cierta insatisfacción por lo que pudo haber sido y nunca llegó a ser. Para Stone es un trabajo mucho mejor realizado que sus anteriores cintas, y en el que por  momentos muestra esa chispa que lo hizo tan especial. Habrá que esperar a la siguiente.

Advertisements