20120722-012021.jpg
* * 1/2
Título original: Ice Age: Continental Drift
País: Estados Unidos, 2012
Director: Steve Martino
Elenco: Voces en inglés de Ray Romano, John Leguizamo, Queen Latifah, Jennifer Lopez. Doblaje en español de Jesús Ochoa, Carlos Espejel, Angélica Vale
Guión: Michael Berg, Jason Fuchs
Música: John Powell

Para los estudios 20th Century Fox, una de sus minas de oro de años recientes lo ha sido la franquicia animada de La Era de Hielo, la cual dejó para la posteridad a un personaje bastante simpático que sobresale por encima de los demás protagonistas de la historia: la ardilla prehistórica conocida como Scrat. Manejando un humor que también es accesible para los padres, las primeras dos cintas de la saga fueron bastate exitosas no a nivel económico –en ese sentido todas lo han sido–, sino con la crítica en general. Pero a partir de la anterior entrega fue evidente que la historia acerca de este sui géneris grupo de amigos prehistóricos integrado por un mamut, un perezoso y un tigre dientes de sable, ya había dado de sí.

De hecho, sería un poco redundante comentar acerca de las cualidades visuales del filme, pues prácticamente no ha evolucionado en este sentido. A pesar de ser agradable a la vista, carece de la profundidad de detalle en cuanto a sus escenarios, entornos y movimiento de los personajes. La única excepción es Scrat, quien sigue siendo el comic relief de la saga y que aquí vuelve a hacer de las suyas. Fuera de ahí, es simplemente más de lo mismo.

La historia tiene pocas cosas divertidas, sobre todo para los más grandes. Quizá funcione bien para los niños más pequeños, pero en términos generales es más bien tediosa y repetitiva, sobre todo porque a historia no es novedosa. Es un refrito animado digitalmente de Pie Pequeño en Busca del Valle Encantado con una mezcla por ahí de Piratas del Caribe, más una pizca de mensaje dirigido a los padres que tienen hijos (en este caso hijas) adolescentes.

La Era de Hielo 4 funciona bien un rato para los niños, pero es una muestra de que una película exitosa no puede ser explotada indiscriminadamente, pues se corre el riesgo de caer en la autoparodia y de cansar al espectador. El problema es que mientras sigan llenando carretadas de dólares, los estudios seguirán haciendo más de lo mismo. Por el bien de los personajes y del público, ojalá éste no sea el caso y de deje descansar a una franquicia que, todo parece indicar, se extinguió cinematográficamente hablando hace mucho tiempo.

Advertisements